· 

Corazón Eucarístico de Jesús


por   D. Jorge López Teulón, sacerdote


Reino en España

El Cerro de los Ángeles, en el centro de la Península Ibérica, forma parte de aquellos tres jalones, evocados por san Juan XXIII en 1961, alzados en nuestro suelo para proclamar nuestros sentimientos hacia el Corazón de Cristo y recibir de Él continuos raudales de misericordia y de gracia: Valladolid, testigo de la Promesa de especial reinado; el Tibidabo, templo expiatorio, y el Cerro de los Ángeles, testimonio de nuestra respuesta de  consagración, con acento humilde de reparación.

 

El 30 de mayo de 1919, en el Cerro de los Ángeles (Getafe), se congregaron las autoridades religiosas, civiles y militares, con gran multitud de fieles, junto al recién construido monumento al Sagrado Corazón de Jesús. Allí se rezó: España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península… Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias.

En la columna que sostiene la imagen de Jesucristo se leen las siguientes palabras: Reino en España. Se daba así cumplimiento a la promesa hecha por el Sagrado Corazón de Jesús al beato Bernardo de Hoyos -“Reinaré en España”-, a la vez que se materializaba en nuestra nación la petición del papa León XIII al consagrar el género humano al Corazón de Cristo (11 de junio de 1889), expuesta en la encíclica Annum sacrum.

Nuestros mártires

El monumento fue profanado y destruido con explosivos por las milicias de izquierdas leales al bando republicano durante la Guerra Civil española el 7 de agosto de 1936. De aquel episodio ha quedado como testigo la fotografía de los milicianos representando un fusilamiento contra el

Sagrado Corazón. Esa imagen se ha convertido en uno de los iconos de la persecución religiosa en España en el bando republicano, que costó la vida a más de diez mil personas por causa de su fe, entre obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos.

Además, las autoridades republicanas decidieron  cambiar el nombre al lugar, que pasó a denominarse “Cerro Rojo” durante todo el tiempo que el enclave permaneció bajo control de las milicias comunistas.

Finalizada la Guerra Civil se inició la reconstrucción del monumento en el mismo Cerro de los Ángeles, que recuperó su nombre original, pero en frente de las ruinas del monumento antiguo, que se conservan como memoria de la persecución religiosa. La edificación del nuevo monumento se inició en el año 1944 y se inauguró en 1965. 

¡TODOS AL CERRO!

La validez de cuanto tuvo lugar aquel 30 de mayo de 1919 ha quedado confirmada por los innumerables frutos de santidad, no exentos de persecución, que se han producido en este tiempo.

Dentro de dos meses, el próximo 30 de junio, el Obispo de Getafe (Madrid), monseñor Ginés García Beltrán nos convoca para la renovación de nuestra consagración al Corazón de Cristo.

Como desde el Cerro se nos dice: reconocimiento, reparación y respuesta.

 

  • Reconocimiento. Del honor debido al Corazón del Redentor, es decir, es una confesión de fe en Dios, que tanto amó al mundo que entregó a su Hijo único (Jn 3, 16).
  • Reparación. Al Corazón del Salvador del mundo por las ofensas de nuestros pecados y de todos los hombres.
  • Respuesta. Al mismo Cristo que nos envía al mundo entero a evangelizar.

 

San Manuel González, el Obispo de los Sagrarios Abandonados, escribe en uno de sus libros que pronto se ha de hacer preciso añadir al diccionario de nuestra lengua esta palabra, EUCARISTIZAR: La acción de volver a un pueblo loco de amor por el Corazón Eucarístico de Jesús (Aunque todos… yo no, nº115).

Este año será la manera más práctica de preparar la fiesta del Corpus, el próximo 23 de junio, y no lo olvidemos, un año más en el Mes del Corazón de Jesús. 



Escribir comentario

Comentarios: 0



Este website pertenece a la

Asociación Corpus Christi Talavera de la Reina 


Sitio web patrocinado por: