· 

Dame tu corazón


P. Santiago Arellano HNSSC

Párroco del Sagrado Corazón de Jesús en Talavera de la Reina


Estamos preparándonos para la consagración al Corazón de Jesús, ojalá ojalá que este escrito sirva no solo para

preparar la consagración de tu persona querido lector, sino también la de tu familia, tu parroquia, tu empresa, tu colegio, tu universidad, tu trabajo, tu ambiente y también tu patria. En definitiva, ojalá nos ayude a consagrar todo al Corazón de Jesús. Así que, desde el principio, le pedimos al Espíritu Santo que nos ayude:

 

“Ven, Espíritu Santo, sobre todos

nosotros, ilumínanos, fortalécenos, enamóranos, renuévanos. Conduce Tú con tus

inspiraciones este tiempo de preparación, te lo pedimos por tu esposa, nuestra

Madre María, y para gloria del corazón de Cristo”

 

Pero, ¿qué es la consagración al Corazón de Jesús? Consagrarse es darse por completo a alguien. Santa Margarita María, la gran confidente del Corazón de Jesús, una vez que iba a comulgar, vio a Jesús en medio de la Sagrada Hostia. Se abrió el Divino Corazón de Jesús y brotó de Él una llama tan ardiente que la consumía. Jesús le dijo a la santa: «Dame tu corazón». Cuenta Santa Margarita: «Yo le dije que lo tomara». Como podemos ver,

«con la consagración ofrecemos al Corazón de Jesús a nosotros y todas nuestras cosas, reconociéndolas  recibidas de la eterna caridad de Dios» (Miserentísimmus

Redemptor-Pío XI).

Por tanto, pasamos a ser de Dios. Como dice San Pablo: «Sea que vivamos, sea que muramos, somos del Señor» (Rom. 14, 8). Que Jesús nos diga, igual que al Beato Bernardo de Hoyos: «Tu corazón es mío y el mío tuyo» (Vida de Bernardo de Hoyos VBH pg 187). Cuántos frutos he visto de esta consagración al corazón de Jesús, cuántas bendiciones. 

Pero es necesario consagrarse bien, desde lo profundo del corazón, y no quedarse sólo en una formula externa. Para eso es necesario preparase bien a poder ser durante todo este mes, (yo trataré de ayudaros durante todo el mes de Junio emitiendo en Radio María audios de cinco minutos cada día) y dedicarse a hacer lo que les pidió el Señor a Santa Margarita y al Padre Bernardo de Hoyos, y que, a través de ellos, nos pide también a cada uno de nosotros: «Cuida tu de mi honra y de mis cosas, que mi Corazón cuidará de ti y de las tuyas» (VBH 324).

El Padre Florentino Alcañiz, pone en boca de Jesús estas palabras: La consagración a mi Corazón puede reducirse a un pacto: a aquel pacto que Yo pedí a mi primer apóstol de España, Bernardo de Hoyos, y antes, en términos  equivalentes, a mi sierva Santa Margarita: cuida tú de mi honra y de mis cosas, que mi corazón cuidará de ti y de las tuyas. También contigo desearía hacer este pacto. Yo, que como Señor absoluto podría acercarme, exigiendo sin ningunas condiciones, quiero pactar con mis criaturas. Y tú, ¿no quieres pactar conmigo? No tengas miedo que hayas de salir perdiendo. Yo, en los tratos con mis criaturas, soy tan condescendiente y benigno, que cualquiera pensaría que me engañan. Además es un convenio que no te obligará de suyo ni bajo pecado mortal, ni bajo pecado venial; Yo no quiero compromisos que te ahoguen; quiero amor, generosidad, paz; no zozobras y apreturas de conciencia. Ya ves que el pacto tiene dos partes; una que me obliga a Mí y otra que te obliga a ti. A Mí, cuidar de ti y de tus intereses; a ti, cuidar de Mí y de los míos. ¿Verdad que es un convenio muy dulce?».

Pues sí que es muy dulce, querido Señor nuestro. Y apoyados en tu bondad y queriendo responder a tu petición, nosotros queremos darte nuestro corazón y todo lo nuestro. 




Muy bien, querido lector, pues yo te invito a realizar santamente esta consagración y a renovar la que hiciste en el bautismo. En esa consagración bautismal comenzamos a ser del todo de Dios.

Sin embargo, muchas veces en nuestra vida le hemos robado lo que le corresponde. Pero ahora queremos, como decía San Juan Pablo II, «que esta consagración bautismal se confirme oportunamente en la consagración personal al sacratísimo Corazón de Jesús».

Te invito a ocuparte del Señor y de sus cosas, visitándole más en la Eucaristía, pero también poniendo la imagen de Su Corazón en tu casa y honrándole como si se tratase de un “sagrario doméstico” desde donde Jesús actúa a través de su imagen, como prometió: “Bendeciré los hogares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y honrada” llama a tu sacerdote y pídele que realice la consagración de tu familia y entronización.

Veremos los grandes frutos de esta consagración en cada uno  de  nosotros,  pero  también  los veremos en nuestra

familia, en nuestros ambientes y en nuestra patria. Pongamos toda nuestra confianza en este Corazón que  tanto nos ama. Y desde el principio del mes repitamos esta jaculatoria milagrosa, que alcanza cuanto se espera: «Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y creo en tu amor para conmigo».

Personalmente puedo decir que he palpado muchas veces los milagros fruto de este culto al Sagrado Corazón, milagros que el Corazón de Jesús está deseando realizar. Por eso vivamos con mucha intensidad este mes, y con mucha ilusión la preparación de nuestra consagración. Es Jesús mismo el que nos invita a esta consagración:

Dame tu corazón”, “Venid a mí y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y encontraréis vuestro descanso” (Mateo 11, 28).

Repitamos muchas veces hoy y durante toda nuestra vida la jaculatoria milagrosa: «Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío y creo en tu amor para conmigo» y esperemos los regalos de su amor. 



Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Eduardo Carbajales Diaz (martes, 28 mayo 2019 11:38)

    Muy buen artículo para reflexionar en estos días y poner en práctica todo el mes de Junio y toda la vida.

  • #2

    ramonfernandezcipres@gmail.com (martes, 28 mayo 2019 18:22)

    Interesante articulo.

  • #3

    Asociación Corpus Christi de Talavera (sábado, 08 junio 2019 13:13)

    Muchas gracias por sus comentarios. Es un placer leer a D. Santiago Arellano y sobre todo es un placer meditar sobre el corazón de Jesús. Gracias por seguirnos.




Este website pertenece a la

Asociación Corpus Christi Talavera de la Reina 


Sitio web patrocinado por: